Be The First, más que solo una agencia